Close sidebar

Lizzeth Salinas – Comunicadora Paceña

Comunicadora paceña, trabajó en distintos medios de comunicación masiva, en diferentes formatos de programas de farándula y periodísticos, fue Jefa de la Unidad de Comunicación del Ministerio de Defensa, una enfermedad la tuvo al borde de la muerte hoy, ya recuperada, es una feliz esposa y mamá.

¿Cómo fue tu inicio y crecimiento en la televisión boliviana?

Lizzeth Salinas (LS): Comencé el año 2004, por invitación de los presentadores Paola Belmonte y Martín Sotomayor en el programa “Zona Pública”; en la red Bolivisión, posteriormente me llamaron de la Red Uno para ser parte del equipo del programa “Pura Vida”, en la misma red pero ya con el productor Hans Cáceres fui corresponsal de la ciudad de La Paz en el programa “No Somos Ángeles”, luego pase por PAT en el programa Hola País en el ámbito informativo, después forme parte de canal estatal en el cual permanecí 5 años, fue una de las más lindas experiencias en la televisión boliviana y por supuesto un crecimiento en mi vida profesional como comunicadora.

¿Por qué dejaste de trabajar en la pantalla chica?

LS: Se me presentó una nueva oportunidad de trabajo, y fue un gran giro para mi vida profesional, me invitaron a ser jefa de comunicación social, en el Ministerio de Defensa, realicé comunicación institucional, con nuevas estrategias, ya que formar parte de una institución gubernamental es algo que significa mucha responsabilidad, muy importante y un reto a la vez, mi vida cambió cuando asumí el cargo, fuimos cabeza del sector Defensa durante 6 años, tuve “el privilegio” si vale el término de ser la comunicadora de 3 Ministros distintos y trabajar junto con miembros de las Fuerzas Armadas fue gran experiencia y de gran aprendizaje; recibí condecoraciones y memorándum de felicitación de un Viceministro por el trabajo realizado durante mi gestión; fueron detalles que me motivaron mucho cómo profesional y como persona.

Atravesaste una situación de salud muy complicada, cuéntanos sobre eso.

LS: Realmente fue una de las experiencias más duras que puede atravesar el ser humano, durante el tiempo que asumí el cargo de Jefa de Comunicación, tuve mucha responsabilidad para desempeño de mi trabajo y estrés, en una oportunidad viaje a la ciudad de Trinidad para cubrir las inundaciones, en ese viaje llegué a contraer meningitis, la patología fue bacteriana y viral, ingresé a un cuadro complicado de mi salud, estuve en estado de coma por complicación de la enfermedad, el mismo duró un mes, causando lesiones en mi cerebro. Gracias a Dios desperté, pero me dejó una secuela motora; pese a eso me considero un testimonio de vida por el milagro que ocurrió.

¿Cómo cambió tu vida desde ese episodio?

LS: Mi vida no es la misma para nada físicamente, amaba el deporte y de la misma forma el baile que era una de mis pasiones, fui parte de la “Gran Fraternidad Caporales San Simón” Bloque La Paz y de los caporales “ENAF” hasta antes que suceda mi tragedia, en lo espiritual me cambió para bien, ya que me considero una persona de fe, más creyente en Dios y la Virgen, quienes iluminan mi camino y además muy perseverante para lograr mis metas y objetivos. Una persona de bien que ama a su familia, en especial a mis padres y hermano que no me abandonaron ni un minuto de mi vida.

Eres una guerrera de la vida y hace poco fuiste mamá ¿Cómo te sientes en esta nueva etapa?

LS: Más dichosa que nunca, ya que mi bebé es ahora mi vida entera y mi impulso para seguir adelante por el camino de la vida agarrada de su mano, fruto del amor que nació con ahora mi maravilloso esposo Gonzalo Reyes.

Spread the love

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *