Close sidebar

Leonie Dorado – Activista, artista y comunicadora

Leonie nació en la ciudad de La Paz, el 22 de septiembre de 1993 con el nombre de Bernando, estudió Comunicación Social en Argentina y en junio de 2020 comenzó a trabajar en el canal Abya Yala de la sede de gobierno. Además, tiene estudios en música, es cantante y piensa publicar un libro.

 

Su aparición en la pantalla chica fue una noticia que tuvo repercusión internacional, llegando a ser entrevistada por varios medios del extranjero, incluso de países como Turquía e Israel. Activista, artista y comunicadora. Leonie es un ejemplo de lucha por los derechos de las personas trans y su reivindicación en la sociedad, sus logros representan una esperanza para el futuro laboral del colectivo LGBTQI. Leonie ha crecido bajo la enseñanza de que nada cae del cielo y que si quieres algo debes esforzarte y trabajar por ello. Que una persona con carácter no es aquella que eleva más la voz, sino la que tiene metas y objetivos claros, precisos.

 

Leonie ¿Cómo fue tu infancia?

Leonie Dorado (LD): Fue una infancia muy linda y bastante ajetreada también. Mis padres no se conformaban con el hecho de solo asistir al colegio y el arte siempre fue parte de un legado en mi familia de otras generaciones. Por ello, mi hermana hizo ballet clásico desde sus 4 años y yo piano clásico desde mis 6 años. Me formé con el método ruso y a la par hacía canto lírico, por este motivo es que nunca llegué al cambio de voz en la adolescencia. Desde siempre mis padres me acostumbraron a invertir mi tiempo de forma fructífera. Fue sin duda una etapa muy determinante en mi vida, ya que he crecido rodeada de arte y disciplina. Recuerdo que a mis 6 años aún no alcanzaba a tocar los pedales del piano y a esa edad los maestros nos hacían dar recitales delante de 50 personas, lo mismo con el canto lírico, cantábamos en coro la famosa obra “Stabat Mater” que tiene una duración de casi 45 minutos sin descanso con partituras en latín y orquesta de cuerdas atrás, por lo que nunca experimenté nervios o pánico escénico, porque recibí formación desde muy pequeño.

 

¿Cuándo decidiste hacer público el género con el que te identificas?

LD: A mis 21 años, me encontraba estudiando Comunicación Social en Buenos Aires, Argentina. Siempre he pensado que hay momentos en la vida en los que uno debe sentarse a conversar con uno mismo de forma muy sincera y, en mi caso, ese fue el momento en el que me tocó. Sin duda la incertidumbre es algo que personalmente detesto y por ello nunca quise dejar inconcluso o aplazar en tiempo algo que sentía que debía resolver de inmediato. Y así fue, nunca sentí que estaba en el cuerpo equivocado, decidí ser mujer desde una construcción propia, no desde el lugar que la sociedad en general esperaba a que me construya como tal.

 

Siempre con el apoyo de mi familia.
La vida no es perfecta, por supuesto
que de algunos errores he aprendido
también.

 

¿Qué fue lo más duro que tuviste que enfrentar luego de “mostrarte” por fuera como te sientes por dentro?

LD: El momento más duro es aquel en el que precisamente levantas la mirada del suelo y te paras delante de todos sin vergüenza, en el que te vas adecuando al precio que tienes que pagar por tratar de ser más libre. Pero con el tiempo también te vas dando cuenta que el fín no es que la sociedad te reciba con los brazos abiertos a donde quiera que vayas, sino es el hecho de estar firme en aquellos lugares en el que tu presencia fastidia o no es bienvenida. Por experiencia puedo decir que no hay sentimiento más gratificante que el que sientes cuando te aceptas, aceptas al otro y aprendes a vivir más libremente.

 

Eres la primera mujer transgénero en la televisión boliviana ¿Cuál es la historia de ese gran logro? 

LD: Surge por una llamada que recibí a mediados de abril del 2020 de la Dra. Rosario Aquim, gerente general de Abya Yala Televisión, además escritora amazónica y consultora de Red ENLACE. Cabe destacar que Rosario Aquim fue quien me formó durante 2 años en los cursos de la Red ENLACE, entre ellos: colonialidad de género, matrices civilizatorias, estudios del presente, entre otras. En estos cursos formé criterio propio, tanto teórico como discursivo sobre la ideología trans de la época postmoderna. Aquim me planteó el proyecto que estaba pautado lanzarlo para junio de 2020. Tuve dos semanas para tomar una decisión y todo el mes de mayo estuve en capacitaciones para salir en vivo en un mes.

 

Nadie le quitó el puesto a nadie. Por otra parte, dentro de este proyecto había un perfil que tenías que cumplir indiscutiblemente, estaba totalmente prohibido el que tu organismo esté sometido a un tratamiento de hormonas o el hacer alusión física e ideológica a la errónea idea de haber nacido en un cuerpo equivocado.

 

La discriminación, ese flagelo que sufren muchos ¿También estuvo presente en tu vida?

LD: Sí, cuando empecé con mi transición sí, pero después aprendí que uno marca los límites. Discriminación de forma muy silenciosa. No insultos, pero sí actitudes. Desde un principio fui realista con mi decisión y siempre supe que no iba a ser aceptada por todos. Si dejas que eso te afecte, tu vida va a ser tortuosa indudablemente. Pero, por otra parte, la discriminación es un patrón de comportamiento sistemático que lamentablemente existe en cualquier sociedad sin distinción, si no es por género se presenta por otros factores. Creo que al final siempre existirá gente que te acepte y gente que no. Lo importante es no tener prejuicios sobre nadie ya que, a mi parecer, los prejuicios son malos consejeros. Yo lo enfrento de forma natural, me gusta convivir en paz con todos. Pero lo que sí pienso es que cuando una persona tiene problemas en relacionarse con otra por motivos raciales, religiosos, diferencias físicas, políticas, de sexo, de condición física o mental, de orientación o identidad sexual, el problema no lo tienes tú, lo tiene el que no puede relacionarse con el otro.

 

Desde tu profesión y nivel de influencia ¿Cómo crees que puedes aportar para una sociedad con mayor equidad e inclusión para todos?

LD: Parto de la idea que no me considero un ejemplo para nadie, ya que cada persona tiene sus propias metas y sueños. Por otra parte, no soy partidaria de que la gente acepte los temas de género ni la diversidad ya que siempre he pensado que debe partir de uno mismo el hacer una retrospectiva y reflexionar sobre cómo es tu vida con el resto de las personas. Preguntarse a uno mismo si insultas al otro, si menosprecias, si discriminas y si quieres mantener esa forma de vida o si quieres cambiarla para bien. Quiero aclarar que mi entrada a los medios de comunicación nunca ha sido por un beneficio personal. Sino, más bien, para conducir al colectivo LGBTQI a un mejor futuro. En el que tengan las mismas oportunidades, en el que puedan tener una vida más tranquila y aprendan que los cambios físicos no son sinónimo de lucha, que debes estudiar y esforzarte para ocupar un espacio social común como un puesto de trabajo. Que nadie va a tenerte piedad ni compasión por ser trans y haber sufrido discriminación, que debes aprender a pararte y seguir adelante. Solo el hecho de pensar que hay una población tan grande de niños y adolescentes trans que empiezan a ver que personas como ellos están empezando a ocupar estos espacios, sin duda les enseñas a que un día ellos también pueden llegar a eso, porque les das esperanza de tener una mejor vida, y para mí eso es todo.

 

¿Qué es lo más importante para que el colectivo LGBTQI tenga más inclusión en la sociedad?

LD: Lo más importante es dejar de victimizarse, porque uno se acostumbra a poner eso de pretexto. Estudiar y ser personas preparadas. Para lograr más inclusión es necesario que las personas LGBTQI dejen de juntarse exclusivamente entre ellos. Uno debe llegar a sentirse cómodo con todos, aunque no piensen igual que tú. La situación actual del colectivo sigue siendo de gran preocupación principalmente en relación a las personas trans y se está llevando a cabo proyectos de difusión centrada en la información y educación sobre estos temas.

 

 

 

¿Cuál es tu próxima meta?

LD: El lanzamiento de mi libro. Cabe mencionar que va a ser el primer y único material que pienso sacar y va a tratar sobre la ideología trans de la época postmoderna. A pedido del público, también tendrá un capítulo en primera persona dedicado a mis propias vivencias como una mujer transgénero. Este libro presenta la ideología trans de la época postmoderna cómo una corriente ideológica renovadora del pensamiento trans, que aniquila por completo aquel pensamiento trans que se manejó hasta la pasada época moderna. Los lectores van a poder apreciar más en detalle a qué me refiero con esta propuesta. Pero haciendo un paneo general, el postmodernismo que es la época en la que vivimos, es una época que trata sustancialmente del cuestionamiento, oposición y superación de tendencias e ideologías que se manejaban en la pasada época moderna. Creo que lo más interesante de sacar este libro es que está generando mucha expectativa en el público hetero cisgénero, además que también será lanzado en el exterior en países como Argentina, Colombia, México, España, Estados Unidos y otros más.

 

Luego de cumplir la meta del libro ¿Cuáles son tus sueños personales y profesionales?

LD: Mi sueño personal y profesional siempre fue el arte y perfeccionar mi disciplina en ello. Nuca tuve tanta convicción en mi vida que para haber decidido que quería ser artista desde siempre. De hecho, también tengo sorpresas este 2021 relacionado a eso. Estoy a punto de empezar mi 4to año en la carrera de música moderna y adecuándome, como todos, a realizarlo de forma virtual nuevamente por la pandemia. Por otra parte, con respecto a mi trabajo en el noticiero, seguir puliendo algunos detalles que cada vez se van haciendo mínimos. Me siento muy feliz de saber que tanto la casa televisiva en la que trabajo, como el público que me sigue están contentos con el crecimiento que he tenido. Sin duda es una gran motivación para mí. Algo que me motiva mucho también, es que mi abuelo de 94 años Raúl Arce que reside en Cochabamba, espera con ansias el horario para verme en la pantalla. Es muy satisfactorio saber que él se siente orgulloso y feliz de que sea su nieta.

 

Para terminar ¿Quieres dejar algún mensaje a los lectores de la Revista Click?

LD: Agradecerles por haberme leído en esta entrevista y pedirles que seamos conscientes con los cuidados por la pandemia de Covid-19, es momento de ser prudentes con nuestra salud y la del otro. Es muy importante ayudarnos, creo que con mucho o poco todos podemos aportar y no perder la calma, siempre pensar que el día de mañana todo va a ser mejor.

 

Spread the love

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *