Close sidebar

Kathy Ortiz – Asesora de Belleza y Modelo

Kathy Ortiz Barba, es una de las modelos y asesora de reinas de belleza que más se habla en el mundo de la moda boliviana, tanto por sus logros como por su belleza.

 

Una increíble memoria e innumerables certificados, reconocimientos, diplomas y notas de periódicos desde los años 70, nos contó una parte de su destacada historia y muestra del trabajo de toda una vida que refleja su esfuerzo, dedicación y amor. Es muy difícil resumir más de 40 años de experiencia en la organización de desfiles de moda, concursos y reinados de belleza, Kathy Ortiz Barba, es la mujer que emprendió el desarrollo de una actividad primeriza en la región, fue pionera del modelaje en Cochabamba, en una época donde, la clase media-alta de Bolivia, la mujer cumplía el rol únicamente de “ama de casa”, a pesar de ello y sabiendo que podía traerle consecuencias en su hogar en primera instancia, luchó contra este estereotipo dando a la mujer una oportunidad de crecimiento. Con 74 años y una piel envidiable, elegante y con una personalidad muy marcada, sinceridad única y encantadora, nos dice textualmente “todo lo alcanzado fue por dedicación, disciplina y querer perseguir tus sueños hasta el último aliento”.

 

Nació en Riberalta, Beni en 1947. Sus primeros años de vida fueron como los de cualquier niña, llena de aventuras y estudios en el colegio, a los 12 años fue enviada a un internado de monjas en la ciudad de La Paz, sin imaginarse lo que vendría después…

 

¿Cómo te diste cuenta de lo que querías lograr en tu vida?

Kathy Ortiz (KO): Fue algo que siempre quise hacer, desde muy niña era la declamadora que leía los pergaminos y la primera en presentarse en las tarimas de los recitales de mi colegio en Riberalta y en el internado era yo quien leía la biblia, me invitaban por la voz fuerte que tengo. Años después se casó con el ingeniero cochabambino Alfonso Balderrama y llegó Kareen, su primogénita, en 1972 la vida de Kathy comenzó a tomar sus desafíos más personales, partió rumbo a los Estados Unidos de Norteamérica para cursar una especialización en la reconocida y prestigiosa academia de modelaje “Barbizon School”, para estudiar lo que ella tanto deseaba, el modelaje profesional, en uno de los países más desarrollados en esta área, también realizó otros viajes, Perú y Chile para alcanzar más experiencia en el ramo. Posteriormente, realizó estudios adicionales en la academia de Modelaje “Debbie & Wende Estudios” en la ciudad de La Paz, para recibir su título, Kathy organizó un evento especial en el Club Social de la de la ciudad de Cochabamba, entre los invitados estaba la Miss Universo de ese año, Shawn Weatherley, su padrino de graduación fue el prefecto de Cochabamba en ese entonces, Dr. Eduardo Peredo, quien le otorgó un importante reconocimiento.

 

¿Cómo fue la experiencia de tener a una invitada tan especial en tu graduación?

KO: Me sentí muy orgullosa y feliz de estar con la máxima representante de la belleza universal. Recuerdo que Miss Universo quedó muy impresionada con unos vestidos que elaboraron nuestros artesanos con las mantillas de nuestras cholitas, se escogió un par y se los llevó como muestra de agradecimiento por su importante asistencia a mi evento. Cuando desfile frente a cientos de personas fue la ilusión de haber logrado mis sueños y proyectos que realicé con orgullo y con el apoyo moral de mi esposo. Kathy es emprendedora de la moda en Cochabamba, en 1981 abrió la primera boutique de la ciudad a la que llamó “Kathy’s Place” un boom en su momento, además es fundadora del “Miss Feria Cochabamba” Feicobol y la primera en organizar eventos como “Miss Cochabamba” y “Míster Bolivia” entre otros.

 

También preparó a misses, como María Luisa Rendón, que fué la primera Miss Cochabamba y Miss Bolivia y muchas otras jovencitas que, bajo su asesoría lograron destacar en el mundo de la moda. La más recordada es Rosario Rico Toro, quien a sus 17 años fue la cuarta finalista en el Miss Universo de 1990 y hasta la fecha, es la boliviana que más se acercó a obtener la corona máxima de este concurso de belleza.

 

¿Una modelo, nace o se hace?

KO: Nace, no se hace. Solamente se le ayuda, porque yo ya era desde antes sin saberlo. Sólo tuve que encaminarme y pulir mi talento. Lo importante es la personalidad, después viene lo demás, siempre cuidarte a ti misma tanto como la belleza física e intelectual, cuidarse la piel desde tener una sonrisa bonita y estar muy bien cuidada. Para ser bella hay que cuidarse físicamente. La belleza física dura muy poco, pero lo que se hace con amor y cariño, dura para toda la vida.

Su gran experiencia hizo que, las damas bolivianas residentes en Estados Unidos, la inviten para organizar la primera elección “Miss Bolivia USA” el año 1996, ese evento contó con el auspicio de Barron de Pierre, un gran amigo de Kathy, reconocido fotógrafo de artistas de cine y director de una de las agencias de modelos más reconocidas en Miami.

 

 

¿Cuánto llevas trabajando como organizadora de eventos de reinados?

KO: Ya son más de 41 años, durante todo este tiempo, tuve grandes satisfacciones y aprendizajes personales. Las mujeres en la familia de Kathy aprendieron a disfrutar su pasión, heredando el talento por el modelaje. Su hija Kareen, fue la primera niña modelo en Cochabamba y su nieta, Antonella, es una joven destacada modelo profesional hoy en día. Kathy formó tres generaciones con éxito, extendiendo su legado, en el mundo de la belleza, aplaudido por algunos, muy criticado por otros, lo cierto es que hablar con Kathy Ortiz te llena de pasión por lo que decidas hacer en tu vida, te da consejos y más que todo motivación para perseguir tus sueños de trabajar muy duro para lograrlos.

 

 

¿Qué mensaje puedes darle a los jóvenes?

KO: Luchar por sus sueños hasta conseguirlos, lo que se propongan y tener mucha personalidad.

Spread the love

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *