Close sidebar

Annita Landes – Bajó 30 kilos de sobrepeso para alcanzar su sueño de modelaje

Cuéntanos ¿Cómo llegaste a Bolivia?

 Annita Landes (AL): Mis padres son misioneros, somos cristianos, ellos salieron de Alemania para predicar fuera de su país cuando yo estaba en la barriga de mi mamá, esperaron a que yo nazca, se prepararon esos dos años y nos vinimos a Bolivia, mi hermano tenía 8 meses, yo 2 años y medio y terminamos aquí en Santa Cruz, en un pueblo a 2 horas de la ciudad que se llama Los Chacos.

 

Me crié en el campo, en un pueblito de 100 familias, mi papá tenía una lechería con unas 1000 vacas y producía leche y la dejaba a la PIL, con el dinero sustentaba un hogar de niños y además tenían un proyecto de la iglesia de evangelización. Ahora vivimos en la ciudad y mi mamá tiene un proyecto de apoyo escolar para niños de bajos recursos, selecciona familias con niños que viven en máxima pobreza, en casas de barro, de un solo cuarto donde viven 10 personas, realmente en condiciones muy miserables, los padres no mandan a los chicos al colegio, los mandan a trabajar y eso genera un círculo vicioso de pobreza, entonces mi mamá ha desarrollado un programa de apoyo escolar por medio del cual busca padrinos de Alemania y Bolivia, para poder financiar los estudios, los materiales, la ropa y todo lo necesario para los chicos estudien hasta el bachillerato, puedan salir de esa cadena viciosa y consigan ser profesionales.

 

¿Siempre quisiste ser modelo?

AL: La verdad sí, fue mi sueño en Alemania siempre veía una serie en televisión que se llamaba Germany’s Next Topmodel y cuando la miraba, me veía en todas las escenas, ahí nació ese deseo, la primera vez que la vi tenía unos 9 años, entonces cada vez que iba Alemania veía la serie, veías las temporadas de 4 años juntas de los años anteriores que no podía ver porque estaba aquí, entonces me encendía y me encantaba verla, ahí he aprendido mucho.

 

En tu adolescencia tuviste un problema con el sobrepeso. Cuéntanos un poco sobre esa etapa de tu vida.

AL: A mis 15 años me enviaron a Alemania y eso fue un golpe muy duro, fue por un tema del colegio porque las clases que hacía por correspondencia solo eran hasta los 15 años, entonces si quería continuar tenía que hacerlo allá y fue difícil para mí porque estaba sola, sin mis padres, otra cultura todo nuevo, todo diferente, me sentía extraña, desde el clima, del caliente al frío.

 

 

¿Qué pasaba por tu mente cuando te mirabas al espejo y tenias sobrepeso?

AL: Sinceramente, mirando las fotos, me asombró del autoestima que tenía porque siempre me vi modelo, siempre posaba como si lo fuera, tengo fotos donde estoy posando como modelo estando bastante gordita, entonces llegó un punto donde desperté y subí a la balanza, pesaba 80 kilos, ahí tuve un sacudón y dije – No, yo tengo que reaccionar, no estoy consciente de lo que estoy haciendo.- y ya, desesperadamente, me di cuenta que tenía que bajar de peso.

 

Ahora estás entre las modelos top de Bolivia, te vemos en eventos, publicidades y otras actividades ¿Cómo fue ese cambio?

AL: Ha sido un largo camino, yo fui consciente de que no era una dieta de 2 semanas sino que es una situación en la que debes acostumbrar a tu cuerpo a una nueva vida y eso toma su tiempo, a mí me tomó 6 años de mi vida, los primeros 10 kilos los baje en 4 meses con una dieta que aprendí y que pronto voy a dar a conocer para ayudar a la gente, ya el resto fue de a poco, con calma, cambiando el estilo de vida, la alimentación y haciendo bastante ejercicio.

 

¿Bajaste de peso sólo por ser modelo?

AL: Sí, ese era mi objetivo y puede encajar, sin 90-60-90, por ejemplo, la pasarela no es mucho lo mío, soy más de modelaje publicitario o de azafata de eventos.

 

Además del modelaje ¿A qué te dedicas?

AL: Estudio odontología en la Universidad Católica, por el tema del modelaje estoy alargado un poco mi carrera, pero ya me falta poco para terminar. Es algo de familia, mi abuelo fue odontólogo en la Segunda Guerra Mundial, mi tío también lo es, él tiene un consultorio en Alemania, la carrera me gusta mucho y espero, en un futuro, tener mi propio consultorio, con mis propios horarios para así poder atender a mis hijos.

 

¿Cuántos hijos quieres tener?

AL: Si Dios me lo permite 2 o 3.

 

¿Qué mensaje le dejas a los lectores de la Revista CLICK?

AL: A los que están leyendo la Revista CLICK les digo que siempre piensen en grande, que se enfoquen en lo que quieren y que realmente tengan en claro que es lo que desean, porque muchas veces andamos pensando que queremos todo y al final no conseguimos nada.

Spread the love

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *